de vez en cuando siento la sal
de tus labios negros
de lápiz labial de luca
de flor marchita de un día soleado en invierno
de violencia concebida por celos de un perro engreido
de sudor salado, agrio por la piel sucia de tanto viajar en combi
de caminatas caletas por los barrios marginales donde conociste el amor
de corridas relajantes en noches lluviosas de hipocresía lugareña
de besitos insulsos, mentirosos pero con lengua
de lágrimas ricas en sabor extraño, de “sabor latino”
de buenas noches estúpidas, sin sentido,
de peluches inexistentes en tu mente y
de amor improductivo, caluroso y babeante

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: